Cientos de personas permanecen incomunicadas en más de una decena de comunidades en la prefectura de Ishikawa.

 

 


Redacción/cambio22

El saldo de muertos por el terremoto en el centro de Japón subió el viernes a 92 y el número de personas desaparecidas aumentó a 242, informaron el viernes las autoridades.

En tanto, las esperanzas de encontrar más sobrevivientes se desvanecieron, a más de 72 horas del violento terremoto de magnitud 7.5, que provocó deslizamientos, un incendio y olas de tsunami.

Cientos de personas permanecen incomunicadas en más de una decena de comunidades en la prefectura de Ishikawa.

El gobernador regional, Hiroshi Hase, recordó en una reunión que a partir de las 72 horas después del sismo, “se dice que la tasa de supervivencia de las personas que necesitan ser rescatadas desciende rápidamente“.

Muchos celebraron en redes sociales a última hora del jueves el rescate de una anciana de unos 80 años atrapada en la planta baja de su casa.

“¡Increíble! Espero que se recupere”, escribió un usuario en X, antes Twitter.

El primer ministro, Fumio Kishida, subrayó que el sismo suponía la “peor catástrofe” desde 2019 y que el acceso a la zona afectada había sido “extremadamente difícil”.

“La situación sigue siendo difícil, pero seguiremos haciendo lo que podamos para apoyar a las víctimas”, recalcó.

El poderoso temblor, seguido de cientos de réplicas, dejó al menos 330 heridos, según el balance oficial. Las autoridades publicaron el jueves una lista de 179 personas cuyo paradero se desconoce.

La AFP presenció escenas de destrucción en las localidades costeras de Anamizu y Wajima, incluidos coches calcinados en un mercado arrasado por el fuego.

Miles de soldados, bomberos y policías de todo Japón escarbaban entre los escombros de casas de madera colapsadas y edificios comerciales derribados en busca de señales de vida. En su labor les ayudaron perros rastreadores.

Junto a una unidad de rescate en Wajima, Yasuhiro Morita explicó que su perro Elza estaba entrenado para ladrar cuando encontrara un cuerpo.

“Pero hoy, sólo se acercó hacia los transeúntes, lo que significa que probablemente ya no hay ningún cadáver”, declaró a la AFP.

“Aquí solía estar la casa de mi abuela, pero todo se quemó”, aseguró Shinichi Hirano, de 47 años.

“Falleció hace tiempo, por lo que su casa llevaba mucho tiempo vacía, pero aun así, la zona está llena de recuerdos para mí”, añadió.

Familias siguen sin electricidad y agua

Unas 30 mil casas estan sin electricidad en la prefectura de Ishikawa, en la costa del mar de Japón, y más de 89 mil 800 casas de Ishikawa y dos regiones vecinas están sin agua.

Pequeñas comunidades en la región de la península de Noto están sin acceso, con 300 personas aguardando desesperadamente ayuda en una escuela en la localidad de Ooya.

“Incluso si le doy mi comida a mis hijos, no sería suficiente. No he comido casi nada en dos días”, comentó una madre de tres niños en la zona de Suzu al diario Asahi Shimbun.

En la ciudad de Nanao, la policía que controla el tráfico dijo a los conductores que le está dando prioridad a los vehículos de emergencia en una de las principales carreteras de acceso a Wajima.

En una gasolinera cercana había una larga fila de autos en espera de que abriera la mañana del jueves.

Hasta ahora no se ha reportado escasez de combustible, pero trabajadores de las estaciones dijeron a la AFP que estaban racionando la gasolina.

El lunes, las réplicas del sismo provocaron olas de 1.2 metros de altura en Wajima y tsunamis menores en otros sitios.

La cadena NHK informó de que una persona fue arrastrada por un tsunami en la zona de Suzu y que los guardacostas investigan los hechos.

Japón experimenta cientos de movimientos telúricos cada año y en su mayoría no causan daños debido a sus estrictos códigos sísmicos de construcción.

El país todavía recuerda el trauma provocado por un terremoto de magnitud 9.0 en 2011 que generó un destructivo tsunami que barrió las costas del noreste y dejó cerca 18 mil 500 muertos o desaparecidos.

Este desastre provocó un accidente nuclear en la central de Fukushima, el peor desde la catástrofe de Chernóbil en 1986.

 

Fuente el sol de mexico

[email protected]

AFC