• Que México se convierta en país desarrollado está en el horizonte de nuestra generación.

 

Redacción/CAMBIO 22

¿Será 2024 el segundo año del inicio que hemos tenido de una próspera etapa de crecimiento económico para México hacia el futuro? Eso parece ser el caso. Este año está llamado a convertirse en el refrendo de un periodo que inició en 2023 y que permitirá a nuestro país entrar de lleno en expansión, repitiendo probablemente el crecimiento del PIB por arriba de 3 por ciento que ocurrió durante el año pasado. No obstante, para que esta buena etapa ocurra, se necesitan cumplirse tres condiciones.

La primera es que la prioridad número uno del gobierno —tanto del saliente como del entrante—, debe ser afianzar el friendshoring como la estrategia nacional más relevante para generar crecimiento. México tiene que visualizar que los Dlls. $855 mil millones de intercambio comercial actual bilateral con Estados Unidos puedan llegar hasta Dlls. $1.7 billones en el mediano plazo. A partir de esa meta deben diseñarse estrategias por sector para duplicar exportaciones. Estos objetivos, sin embargo, todavía están ausentes para industrias como la de componentes eléctricos, semiconductores o materiales inteligentes.

La segunda condición debe ser que el próximo gobierno (de Xóchitl Gálvez o Claudia Sheinbaum), presente un paquete económico 2025 que incluya un claro camino para una reforma fiscal que extraiga de la informalidad al menos a la mitad de 32 millones de mexicanos que no pagan Impuesto Sobre la Renta, y al mismo tiempo que limite el gasto social indiscriminado y populista que instauró Andrés Manuel López Obrador. El perfil del próximo secretario de Hacienda será clave para lograr este objetivo.

La tercera condición es también para el próximo gobierno, y es que debe relanzarse la relación con el sector privado, sobre todo para resolver carencias de inversión en infraestructura, notoriamente en materia de energía, gas, transporte y agua. Prácticamente todos los empresarios extranjeros con los que uno habla refieren amplia preocupación por el rezago en infraestructura y las dudas que esto les genera en sus planes de inversión.

Que México se convierta en país desarrollado finalmente está en el horizonte de nuestra generación. Es posible lograrlo probablemente en 15 años. Para ello será fundamental que el equipo económico del gobierno imagine y ejecute velozmente estrategias que inserten al país en un camino indubitable de metas ambiciosas, orden legal y colaboración público-privada. Es posible.

LEXUS

La marca de autos de lujo Lexus, que dirige Héctor Hirata, colocó en el mercado nacional 281 unidades en diciembre, con lo que cerró 2023 con dos mil 681 autos vendidos. El 60 por ciento de lo que vende aquí son vehículos híbridos electrificados. La marca complementará su menú de alternativas con un décimo lanzamiento en el mercado local este año.

 

Fuente: EL HERALDO

[email protected]

NMT

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre