Redacción/CAMBIO 22

La Corte Suprema de Estados Unidos atenderá dos casos que buscan que las redes sociales sean consideradas financieramente responsables por ataques terroristas.

Familiares de personas muertas en ataques terroristas en Francia y Turquía demandaron a Google, Twitter y Facebook, acusándolas de ayudar a terroristas a diseminar sus mensajes y radicalizar a nuevos reclutas.

Se espera que el máximo tribunal llegue a una decisión antes de su receso de verano en junio del próximo año. El tribunal no dijo cuándo escuchará los argumentos, pero ya tiene el calendario ocupado para octubre y noviembre.

Uno de los casos involucra a Nohemi Gonzalez, una estadounidense de 23 años que estaba estudiando en París y que fue una de las 130 personas que perdieron la vida en los ataques del grupo Estado Islámico en noviembre de 2015. Los agresores irrumpieron en cafeterías, en el exterior del estadio nacional francés y el teatro Bataclan. Gonzalez falleció en el ataque al bistro La Belle Equipe.

Los familiares de Gonzalez demandaron a Google, propietaria de YouTube, acusándole de ayudar al grupo Estado Islámico al permitirle publicar cientos de mensajes que incitaban a la violencia y buscaban reclutar a combatientes. Denuncian que los algoritmos de YouTube recomiendan tales videos a los usuarios que muestran estar interesados en ellos.

Sin embargo, un juez desestimó el caso y un tribunal federal de apelaciones ratificó esa decisión. Bajo las leyes estadounidenses —específicamente la Sección 230 de la Ley para la Decencia en las Comunicaciones— las compañías de internet no pueden ser culpadas por el material que sus usuarios publican en ellas.

El otro caso que la Corte Suprema accedió a escuchar fue el del ciudadano jordano Nawras Alassaf, que murió en 2017 en el ataque al club nocturno Reina de Estambul, donde un hombre armado afiliado al grupo Islámico mató a 39 personas.

Los familiares de Alassaf demandaron a Twitter, Google y Facebook, acusándoles de ayudar al Estado Islámico a crecer y de no hacer lo debido para frenar la actividad terrorista en sus plataformas. Un tribunal de menor instancia permitió que el caso proceda.

 

Fuente AP
[email protected]

RHM