Remigio Morales/CAMBIO 22 

El servilismo que adoptan los nuevos colaboradores de gobiernos Morenistas en el país, empieza a causar daño y enojo en los mismos simpatizantes del partido guinda.

Tras calificar el exceso cometido supuestamente por el publicista del gobierno del estado de Nayarit al sustituir los colores del lábaro patrio por el color guinda del partido MORENA, no solo ha causado enojo, si no preocupación entre el groso de la población al grado de llegar al fanatismo de quienes se benefician hoy en día o bien se dicen simpatizantes del principal partido de la llamada 4T.

Estos excesos ocurren a diario a lo largo y ancho del país y todavía está fresco en la memoria de los mexicanos y de los quintanarroenses en particular, luego de que un diputado local, tras el triunfo de Mara Lezama en la elección a gobernador propuso poner su nombre con letras doradas en el muro de honor del Congreso del Estado.

Y todo ocurrió a unas horas del triunfo de Lezama Espinosa en las elecciones a la gubernatura de Quintana Roo, un diputado local de aquella entidad ingresó una iniciativa para inscribir en letras doradas el nombre de la futura gobernadora en el muro de honor del Congreso del Estado.

En la exposición de motivos del documento legislativo ingresado el pasado 6 de junio de este año, por el diputado local morenista Julio Efrén Montenegro Aguilar, se basa en la comparación que hizo de Lezama Espinosa con la científica y dos veces premio Nobel, Marie Curie; asimismo, con la precursora del feminismo, Simone de Beauvoir.

Luego de haber realizado el ingreso de tan absurda iniciativa, una llamada de la misma Presidencia de la República, los obligó a recular en tan absurda decisión y la desaparecieron como por arte de magia.

Sin embargo y lejos de que este acto de servilismo a quien dirigirá los destinos de Quintana Roo en los próximos cinco años , tal parece que sirvió de ejemplo para otros gobiernos y insistieron en causar el malestar de sus ciudadanos.

El ejemplo es el gobierno nayarita encabezado por Miguel Navarro Quintero, quien intentó borrar de la mente y vida de sus gobernados los colores oficiales del lábaro patrio, para quedar bien con el gobierno de México, pese a que con su acción borraba con un diseño la historia y sacrificio de miles de mexicanos que ofrendaron su vida por darnos libertad y democracia.

Ayer mismo el ejecutivo nayarita aceptó la renuncia del diseñador a quien responsabilizaron del grave hecho y lo pasaron a cobrar su salario pero sin trabajar, cómo acostumbran los gobiernos para tapar sus faltas y fallas graves.

El respeto a nuestros símbolos patrios es permanente señaló la anoche del miércoles Navarro Quintero luego que se diera a conocer la modificación de los colores de la Bandera Nacional -verde, blanco y rojo- por unos similares al de Morena, con el Escudo Nacional.

El gobierno de Nayarit horas después dio a conocer que Mario Javier Figueroa Betancourt, quien se desempeñó hasta este martes como director general de Imagen Gubernamental, presentó “su renuncia” al cargo que ostentaba.

Agradeció al Ejecutivo estatal la oportunidad brindada, lamentando profundamente el error cometido.

El gobierno de Nayarit reitera el compromiso de respeto y valor hacia nuestros símbolos patrios.

Previamente el gobernador a través de las redes sociales indicó: solicito respetuosamente me acepten una disculpa pública, a nombre del Gobierno del Estado, y el mío propio, por haberse trastocado los colores de nuestra enseña nacional.

Sin embargo, al ejemplificar estos graves casos de servilismo político la preocupación se incrementa ante el grado de fanatismo que adoptan, en especial quienes encabezan el gobierno.

[email protected]

YB